sábado, 30 de marzo de 2013

Mis ginkgos

Llevo unos días prestando especial atención a mi orquídea, que tiene ya varios capullos, y a una maceta en la que planté unas semillas de flores variadas que compré en Belfast (o en Dublín, la verdad es que no lo recuerdo). Esta mañana, he visto que una de las orquídeas está a punto de abrirse.


Y que ya empiezan a verse algunos brotes de florecillas desconocidas.


Por eso, no me he dado cuenta de otro acontecimiento que estaba teniendo lugar en mi galería, en concreto en mi bosque de ginkgos (Ginkgo biloba). Y ha sido casualidad cuando he descubierto esto.


 ¡Los ginkgos están reviviendo!


Así, cuando menos me lo esperaba, una explosión de brotes verdes ilumina mi bosque de ginkgos.
 

Y he pensado que era un buen momento para contar la historia de mis ginkgos. La conté ya en otro lugar, pero la voy a volver a contar aquí. Es una historia que, si me conocéis en persona, ya habréis oído. Porque estoy muy orgullosa de mis ginkgos. Y, siempre que puedo, la cuento.

En diciembre de 2009 participé en una reunión en un pueblecito al norte de Italia, en Barza d’Ispra. Estábamos en esta casa de espiritualidad en la que cada día desayunábamos, comíamos y cenábamos. Fue una semana curiosa, que recuerdo muy bien, entre otras cosas porque celebré mi cumpleaños en un bar cercano, rodeada de (casi) desconocidos, con temperaturas exteriores por debajo de cero grados. Y porque nevó, mucho, la última noche que pasé allí.

No había mucho que hacer en aquel centro de espiritualidad. Ni siquiera teníamos tele en las habitaciones, tan sólo una biblia. Además, oscurecía muy pronto y eso hacía que al acabar el día, las salidas del monasterio quedaran totalmente descartadas. Así que me aficioné, con una compañera, a pasear durante la hora de comer por los jardines de la casa. Un día, descubrí en el suelo unas hojas que reconocí de mi época de estudiante: hojas de Ginkgo biloba. Es lo que se conoce como fósil viviente, un árbol muy antiguo, cuyos dispersores de semillas eran los dinosaurios (¡¡los dinosaurios!!). Es un árbol con algo especial: ha inspirado a poetas como Goethe, es el símbolo de la ciudad alemana de Weimar (donde incluso le han dedicado un museo) y fue capaz de sobrevivir a la bomba atómica de Hiroshima.

En el suelo, además de hojas (es un árbol de hoja caduca) había multitud de semillas (pestilentes). Me llevé una docena a casa y, tras varios meses, conseguí que germinara una de las semillas. Más adelante, germinaron cuatro más. De mis cinco ginkgos, repartí 3 y me quedé los dos que forman mi bosque actual. Estas son algunas de las fotos que hice entonces.


 


Hace unos días volví, tres años y medio después, a la casa de espiritualidad (como ya conté aquí). Casi, casi lo primero que hice fue dirigirme al lugar donde había recogido las primeras semillas, a visitar a los padres de mis ginkgos. Y ahí estaban, altos e imponentes, sin hojas como corresponde a esta época del año, los antepasados de mi bosque de ginkgos.




Y pensé, “si una vez funcionó, ¿por qué no volver a intentarlo?”. Era ya marzo, no sabía si encontraría semillas ni qué pasaría. Y sí, encontré algunas. No tantas como en mi anterior visita, pero ya no pestilentes y, por tanto, más manejables. Y traje en mi equipaje, de nuevo, unas cuantas. Mejor dicho, traje muchas, muchas semillas de ginkgo. No tengo mucha confianza. Algunas de ellas están vacías, su interior podrido y conociendo mi porcentaje de germinación de la vez anterior, dudo que consiga más de un par de árboles. Pero voy a volver a intentarlo, voy a intentar de nuevo la aventura de sembrar estos preciosos arbolitos que me parecen una de las criaturas más alucinantes de la tierra.



Y, mientras tanto, mientras intento germinar nuevas semillas, sigo sorprendiéndome con los brotes verdes de este árbol tan fascinante como elegante y, por qué no, mágico.

En julio tengo que volver. Será toda una novedad ver todos esos árboles cargados de sus preciosas hojas verdes. A pesar de las limitaciones del sitio, a pesar de los mosquitos que (según me han dicho) habrá, ya tengo ganas de ir.

11 comentarios:

  1. Gracias Nisi, por transportarnos de un lugar a otro... sin movernos de nuestro asiento.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué historia más chula! Y qué envidia me dais las personas que sabéis no sólo tener plantas sin que se mueran, sino "crear" plantas nuevas de una semilla cogida en el suelo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que es chula? A mí me encanta, por eso no me canso de contarla. Yo nunca pensé que tenía mano para las plantas, al contrario, siempre se me morían todas. Pero a base de insistir, parece que lo he conseguido.

      Eliminar
  3. Viendo a esos padres apetece mil criarles a sus hijos.
    Cuando vuelvas, que creo que ya lo has hecho (llevo un poco de retraso leyendote a ti y al esto de blogs), me pido que me cojas unas semillitas, si las hay.
    Yo también quiero ser madre adoptivas de esos ginkgos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, si quieres te envío algunas semillas, cogí muchas aunque no estoy teniendo suerte con las que he intentado germinar... Creo que ya estaban un poco pasada, incluso alguna creo que está vacía.
      En dos semanas volveré a ver a estos padres pero en todo su esplendor, con todas sus hojas, ¡siento mucha curiosidad!

      Eliminar
  4. Hey, pues si, si ofreces, quiero semillas =)
    Y si además tu maravillosa fucsia tiene las bayitas-semillas que me he leido en el link que me has puesto en el otro post, pues también.
    Te puedo nombrar como mi seed-dealer favorita ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te envío! Pero no prometo nada: llevo dos meses intentando hacer germinar algunas, pero no hay manera. Te envío media docena o así y a ver si hay suerte...

      He estado investigando sobre la fucsia y por lo visto lo más fácil es reproducirla por esquejes (mira el link), así que igual le corto una ramita y te la envío también. :) Sé que tu dirección está en alguna entrada del blog, aunque no recuerdo por dónde, ¿me la pasas por email?

      http://el-patio-de-rocio.blogspot.com.es/2008/06/mtodo-para-enraizar-esquejes-de-fuchsia.html

      Eliminar
    2. Que ilu!
      Ya te he mandado la dirección =)

      Eliminar
    3. Recibida! Operación "pon un ginkgo (y una fucsia) en tu vida" en marcha!

      Eliminar